Juguemos con la pared lateral

Por 9 febrero, 2016Entrena!

 

pared lateral ok

El rebote de pared lateral no solo se realiza cuando una bola del rival viene muy cruzada, sino que también se utiliza para la devolución de la bola por parte del jugador. Aunque los jugadores con mayor experiencia saben y utilizan la devolución de la bola contra la pared lateral como algo habitual, los entrenadores siempre nos encontramos con esta pregunta por parte de los alumnos que reciben sus primeras clases: ¿Si la bola rebota en la pared lateral y después pasa al campo contrario, vale? Vale. La pared lateral se rige con las mimas reglas que la de fondo, por lo que podemos utilizarla para la devolución hacia el campo contrario.

En este post vamos a centrarnos en la recepción de la bola con rebote en la pared lateral. Aunque durante un partido el número de rebotes en la pared lateral suele ser menor, debido a que nuestro contrario asume mayor riesgo jugando hacia esa dirección, encontramos en el saque un filón para dificultar la devolución de la pelota. Los jugadores de iniciación suelen jugar una cantidad más elevada de saques hacia esa dirección ya que les permite ganar puntos directos de saque, así que analizaremos a continuación las diferentes variantes que puede tener el rebote en la pared lateral.

Lo más importante para leer bien los rebotes en la pared empieza, como siempre, por la base. Lo más importante es tener afianzada la posición de espera y estar bien situados detrás de la línea de saque. A partir de ahí podremos empezar a valorar las diferentes variaciones. Si estamos siempre cerca de nuestra posición ideal podremos asociar mejor la dirección de la bola y realizar patrones para así poder preparar el golpeo con la mayor anticipación posible. Vamos a dividir la pared lateral en 3 partes:

• Si la bola rebota en el primer tercio del cristal
Ésta es la que habitualmente recibimos después del saque del rival. Cuando la bola viene cruzada, debemos anticipar la probable dirección de la bola y prepararnos para el impacto. Empezaremos pivotando el pie para tomar la posición lateral y llevando la pala hacia atrás, siempre manteniendo el codo cerca del cuerpo. Nos apartaremos de la trayectoria de la bola dejando el suficiente espacio para realizar el swing empujando con la mano y ayudando con el cuerpo. Solo nos queda retomar la posición centrada y volveremos a la posición de espera. El golpe que realizaremos es el mismo que la derecha de fondo de pista.

• Si la bola rebota en el segundo tercio del cristal
Cuando la bola rebota en esta zona del cristal, debemos tener en cuenta que el desplazamiento va a ser muy grande y debemos intentar que al golpear no nos quedemos en una posición descompensada. Realizaremos el mismo gesto para la preparación pero en lugar de retroceder como antes, agilizaremos el desplazamiento para poder llegar al fondo de la pista y ejecutar el golpe. Si la bola viene con suficiente velocidad, la bola rebotará en la pared del fondo, debemos tener precaución porque la bola perderá mucha velocidad con el segundo rebote y se quedará muy baja. Debemos acentuar la flexión del cuerpo para poder impulsar más la bola.

• Si la bola rebota en el tercer tercio del cristal
Cuando la bola rebota en el último tercio de pared, nos encontramos con el típico rebote a dos paredes. Realizaremos la preparación igual que en las anteriores acompañando la bola hacia el fondo de la pista. El trayecto que realizamos es el mismo que con la salida de pared, siempre manteniendo el espacio suficiente para poder impactar la bola. Dependiendo de la posición de golpeo y de los contrarios siempre podremos tomar dos opciones desde el fondo de la pista: devolver la bola a la volea del contrario o lanzar un globo para intentar tomar la red.

A partir de aquí se añadirán todo tipo de variables que afectarán a nuestra toma de decisiones, pero manteniendo siempre esta estructura podremos ejecutar sin problema todos los rebotes de pared lateral.

CONSEJO: Para los principiantes “aunque la bola lleve una dirección que se aleja de nosotros, hay que tener paciencia y mantener el espacio con la pared para poder golpear empujando hacia adelante”.