Hoy os voy a hablar sobre el remate en las distintas variantes que presenta.

Este golpe que cualquier jugador sueña con dominar, y que siendo el tiro con el que más puntos queremos ganar puede resultar contradictorio que pueda convertirse en el que más puntos nos haga perder. Y digo esto porque a mí me gusta calificar a un jugador como buen rematador, no por la cantidad de veces que remata, sino por el resultado que obtiene entre los puntos ganados y los perdidos (también entran aquí los regalados al rival) cuando lo ejecuta. Prefiero un jugador que no remate, a uno que remate 20 veces por partido, gane 8 puntos, falle 6 y deje regaladas otras 6 pelotas.

Teniendo esto más o menos claro, vamos a dar unos consejos técnicos sobre el remate para hacer que cada vez este tiro nos dé un mejor resultado.

Se trata de un golpe de ataque, y siendo más exacto deberíamos calificarlo como un golpe de definición. Hay que distinguir entre tres variantes de remate que son el remate de potencia (o en paralelo), el remate X3 y el remate X4, ya que a pesar de tener todos una base técnica similar, poseen ciertas particularidades.

Remate de potencia (o en paralelo): El objetivo será traer la pelota de vuelta a nuestro campo imposibilitando que el rival pueda llegar a tocarla, por eso se hace en paralelo, porque es el recorrido más corto. Debemos realizar un buen ajuste de pies para dejar la pelota ligeramente por delante de la cabeza, nos colocaremos de costado y con las piernas ligeramente flexionadas.
El armado será colocando la pala detrás de la cabeza, el brazo no dominante se extenderá hacia arriba para equilibrarnos, y el peso del cuerpo recaerá sobre la pierna más atrasada.
El impacto se producirá en el punto más alto y ligeramente por delante de la cabeza, el brazo dominante debe estar en completa extensión, el peso del cuerpo se va transfiriendo hacia el pie más adelantado a la vez que rotamos hasta colocarnos casi de frente. Aquí me quiero detener un momento ya que el éxito del remate pasa por este punto, en el que debemos trabajar un movimiento explosivo de pronación de la mano (muñeca) justo en el momento de impactar a la pelota, de este modo conseguiremos una mayor aceleración. La sensación debe ser que golpeamos en la parte alta de la pelota y no por detrás, así conseguimos que se eleve y vuele mas.

La terminación del golpe será pasando la pala por el lado del cuerpo opuesto al brazo dominante y equilibrándonos para continuar jugando.

El remate X3: El objetivo será sacar la pelota de la pista por el lateral. Es un tipo de remate con mayor carga técnica que de fuerza, aunque lo ideal sería poder conjugar ambas para obtener un mejor resultado y poder ponerlo en práctica desde posiciones mas atrasadas. Partiendo del análisis del remate de potencia vamos a señalar las particularidades que presenta. Es recomendable utilizar una empuñadura este de revés para dar mayor efecto a la pelota. A medida que ejecutemos este golpe desde mas atrás, deberemos ir retrasando ligeramente el punto de impacto.

El remate X4: El objetivo será sacar la pelota por el fondo de la pista. Este golpe se ejecuta desde una posición cercana a la red, ya que debemos “picar” la pelota contra el suelo. Lo más importante en este tipo de remate será hacer un movimiento explosivo de la mano, controlando mucho la articulación del hombro y golpeando en la parte de arriba a la pelota.

Os doy un consejo para que la mejora en el remate sea progresiva y nos vaya dando cada vez mejores resultados, ser sensatos y decidir bien cuándo y desde dónde rematar, una vez tomada esta decisión A DESCOSER LA PELOTITA.

Espero que os guste el post y que os sirva en vuestros partidos, hasta la próxima.

ALVARO RAPOSO