Pádel en Verano: golpe de Calor

Por 26 julio, 2018Entrena!, Físico, Noticias

En verano, debemos tener precaución con el calor y la humedad, a la hora de jugar a pádel. La climatología afecta de diferente manera a cada jugador.

Además de las altas temperaturas y la humedad, hay otros factores que empeoran la sensación de calor y sofoco. Entre estos, hay que destacar el  tipo de pista, con cristal, que aísla el calor interno de la pista, sin facilitar las corrientes de aire.

Nuestro amigo y buen Fisioterapeuta Jordi Riba (ex.fisio de WPT), nos recuerda a todos los jugadores/as varias normas básicas:

  • No exponerse al sol en horas donde este es muy intenso.
  • Hidratarse con agua de forma abundante, pero distribuida en muchas tomas, es decir, muchos vasos de agua pequeños son preferibles a pocos vasos de agua grandes. Empezar a beber antes de jugar: No esperar a tener sed.
  • Ingerir fruta para aportar las sales minerales que desaparecen de nuestro organismo con el sudor.
  • Ingerir comidas fáciles de digerir, poco elaboradas (evitar las frituras).
  • Añadir gazpachos, salmorejos, cremas de sopa y verdura frías, etc.
  • Protegerse de la luz directa solar con cremas solares, gorras y ropa transpirable de colores claros, para repeler los rayos del sol.

No debemos olvidar los estiramientos y  calentamiento muscular, antes y después de jugar. Con temperaturas altas tus músculos están más distendidos, con lo cual, el calentamiento deberá ser más ligero que en invierno.

Los jugadores/as deben estar bien hidratados, bien alimentados pero también entrenar su  condición física y mental.

En el caso de jugadores profesionales, su organismo está acostumbrado a sufrir. Están acostumbrados a jugar con calor.  Su organismo ha encontrado mecanismos por los cuales eliminar lo más rápida y eficazmente las toxinas que generan el ejercicio intenso, los lactatos, y en cambio también ha encontrado la manera de asimilar de la misma forma los nutrientes (sales minerales, principios inmediatos, etc.).

En caso contrario puede sufrir un Golpe de Calor, la famosa ¨pájara¨, producida por un aumento excesivo de la temperatura corporal, acompañado de una bajada de la presión arterial (shock hipotensivo). Hay mayor riesgo a partir de 25 -28 grados de calor ambiental.

Los Signos iniciales de deshidratación son: Sed, sequedad de mucosas y piel, orina oscura, disminución de la cantidad de orina y, en casos más graves, calambres, descoordinación neuromotora, desorientación, fatiga, pérdida de velocidad de desplazamiento, roturas musculares…

Es importante resaltar, que en casos de deshidratación importante, debemos beber agua con electrolitos (sodio, potasio, glucosa,…), ya que beber sólo agua en grandes cantidades puede empeorar la deshidratación por un ¨encharcamiento de los tejidos¨, debido a un problema de gradiente osmótico.

Dr.Angel Bigas    col.25103    Médico del deporte

www.laclinicadelpadel.es