Pádel en Argentina, una experiencia inolvidable

Mi experiencia de pádel en Argentina

Fotografía: Jorge Anaini

Hoy me gustaría hablaros de mi experiencia en WPT, el famoso torneo de pádel en Argentina. Mi viaje comienza con un vuelo de 12 horas en avión, que sinceramente, pasa rápido porque sale a la noche y puedes dormir la mayor parte del vuelo. Si no consigues dormir tienes una pantalla en el cabecero frontal donde puedes ver alguna película o pasar el rato jugando.

Al llegar a Buenos Aires volvemos a coger otro vuelo, aquí nos encontramos con una escala de unas 2 horas para llegar a San Juan porque el aeropuerto de Mendoza se encuentra cerrado durante 3 meses. Es un trayecto que dura 2 horas aproximadamente, bastante corto y lo pasas durmiendo de nuevo. Al llegar a San Juan hay un autobús esperando que tarda 2 horas y media hasta llegar al hotel. A pesar de casi las 24 horas de viaje, vas acompañado del resto de compañeros, todos con unas ganas enormes de disfrutar del pádel en Argentina, sobre todo aquellos que son oriundos del país.

Primeros partidos de pádel en Argentina

En Mendoza, la pista central estaba situada en el estadio Arena Maipú pero por una feria no pudimos disponer del recinto a tiempo y lo trasladaron a un polideportivo, que estaba muy bien para nuestros primeros partidos del torneo. La pista era una “carpeta”, que es como la llaman los jugadores de pádel en Argentina, tiene más de 20 años y no la han cambiado nunca, pero es muy buena porque el bote de la pelota es siempre el mismo y no tiene que tener un pisado anterior para que la pista esté adecuada para jugar (este tipo de pista sólo las hay allí, no las fabrican en ningún otro lado).

Al trasladar la pista nuevamente al estadio Arena Maipú, hubo un cambio considerable ya que, mientras en el polideportivo se hizo sobre parquet, en el estadio se jugaba sobre cemento, y con la altitud que era muy elevada la bola salía muchísimo y era difícil de controlar.Particularmente, durante el primer partido de pádel en Argentina me sentí muy bien porque la bola la podía controlar y encima salía bastante bien, al contrario que en el segundo partido que me sentía muy incómodo y agobiado porque no estaba agusto con la pista, la bola saltaba mucho y no conseguía adaptarme.

Una de las cosas que más me impresionaron fueron los aficionados al pádel en Argentina. El público de entrada fue muy bueno cómo animaba en cada descanso, a cualquier tipo de jugador, aunque obviamente a sus argentinos los aclamaban más pero a nosotros nos respetaron y trataron muy bien, desde la organización hasta el público que se volcó muy bien! Me sentía cómo en España, al calor de los puntazos adidas.

Un poco de turismo por la ciudad

Perdimos el jueves contra Paquito Navarro y Sanyo Gutiérrez por 6-1 6-4. La vuelta la adelantamos Seba y yo porque él tiene casa en Buenos Aires, y así visitaba un poco la ciudad y me adaptaba al clima. Los primeros días hacia un clima normal 18-20 grados y aprovechamos para entrenar y visitar la Casa Rosada de la presidencia de Argentina, la plaza de mayo, el Cabildo y la iglesia del Papa Francisco. La verdad que lo que visité fue bonito! Y por supuesto, no faltó el gran asado argentino con nuestro entrenador Rodrigo Ovide y la piscina en su casa que fue mortal! Acabé rojo como un cangrejo !!! Visité restaurantes como la Cabrera que es uno de los mejores de carne de toda Argentina, probé el preciado mate argentino y por supuesto los alfajores de dulce de leche.

El público en las gradas

En Buenos Aires debutamos en un marco tan bonito como es La Rural, en una pista muy parecida a la de España, por lo que ya solo necesitamos adaptación al clima porque teníamos 30 grados para jugar al pádel en Argentina. Debutamos el primer día con unas sensaciones muy buenas en nuestro juego y muy firmes. Ya desde el primer día la gente iba llenando las gradas y a Seba lo querían como un ídolo, por suerte caí muy bien también jajaja.

El Segundo partido nos enfrentaba a la durísima cabeza de serie número 4, Miguel Lamperti y Juani Mieres. Empezamos el partido muy bien, explosivos, inteligentes, agresivos y llevando las riendas. El Segundo set, ellos pegaron un cambio en su juego muy bueno y nosotros no supimos rechazar ese cambio, la pista estaba con un calor espectacular y con una sensación térmica de 40 grados y un viento que se podía controlar. En el tercer set ellos empiezan mejor, nos habían encontrado la manera de jugar y lo estaban llevando a cabo muy bien. Nosotros supimos aguantar hasta el 4 arriba que nos encontramos un break con un error no forzado de Miguel, muy raro en él y digo esto porque es uno de los jugadores que mejor compite, y nos ponemos 5-3 y mi saque para ganar.

Semifinalistas de WPT Argentina

Me vinieron muchas sensaciones buenas y otras que me ponían en tensión, pero sacamos mucha fuerza y ganamos los primeros puntos con remates con mi Adipower Ctrl que me dieron un extra de confianza para seguir en el juego. Y así fue que Seba cerró el partido con un remate recto devolviéndolo a nuestro campo con mucha altura. Alegría, emoción, recuerdos buenos y malos, y mucha adrenalina, son algunas de las sensaciones que me vinieron en el momento.

Para mí fue un partido muy importante y que me dio un empuje brutal. El público de pádel en Argentina llenó las gradas desde el miércoles y cada partido lo vivían como si sus hijos jugaran el partido. Chapeû al público argentino que alegró el espectáculo e hizo que los jugadores españoles nos sintiéramos como en casa! De este torneo me llevaré un recuerdo muy grato por las primeras semifinales de este año que me hacen estar muy cerca del Master final y por la experiencia con el público. Es de agradecer que la gente se vuelque así con nosotros porque este espectáculo lo formamos todos juntos y así es como seguirá creciendo!

QUE VIVA EL ESPECTÁCULO DEL PÁDEL EN ARGENTINA!