SEVERINO IEZZI, ENTRENADOR WPT Y MAESTRO DEL PÁDEL

Por 23 abril, 2020Noticias

Icono y referencia en el pádel profesional, Severino Iezzi comparte con nosotros cuál ha sido su trayectoria y crecimiento en nuestro deporte hasta convertirse en uno de los mejores entrenadores del circuito World Padel Tour.

“Hola a todos,

En primer lugar y dada la situación tan difícil que estamos viviendo, quiero mandarles un mensaje de ánimo y fuerza. Estoy seguro de que juntos venceremos al coronavirus y que muy pronto podremos volver a vernos en las pistas.

Espero que disfruten este post en el que hablaré de cuales fueron las distintas etapas que he vivido hasta llegar a convertirme en entrenador de jugadores profesionales de pádel.

Mis inicios

Como muchos jugadores de mi época, comencé jugando al tenis a los doce años en mi ciudad natal (Mar del Plata). En el año 1985, coincidiendo con la finalización de mi etapa de menores y finalizando la escuela secundaria, da comienzo una etapa muy vertiginosa en mi vida. Ingreso en el instituto de Educación Física, participo en los primeros torneos de pádel y comienzo a impartir algunas clases de tenis (aprendiendo a enseñar de la mano de un grandísimo profesor, Guillermo del Grosso).

Evolución profesional

Un par de años más tarde se produce el estallido del pádel, se multiplican desmesuradamente la cantidad de pistas, se forma la asociación de pádel argentino, nace el circuito profesional, y se disputa el primer torneo hispano-argentino (1988-89) con la visita de un grupo de jugadores españoles. En esta época de gran demanda, comencé a dar mis primeras clases de pádel.

Con un grupo de no más de 30 personas por país, nació la relación que sirvió para dar paso a la formación de la Federación Internacional de Pádel, la cual se encargó de ordenar el reglamento de juego y propuso la realización del primer campeonato mundial.

Con estos últimos acontecimientos y proyectos, mi país vecino, Uruguay, me contrata como seleccionador nacional. Digamos que aquí comienzo a dirigir jugadores y jugadoras profesionales como Verónica Costabel, Virginia Mazzuchi, Adriana Costagliola, Claudia Céspedes, Marcelo Cubas, Robby Gattiger y Jaime Serrano.

En el año 1993, decido mudarme de ciudad, me voy a la capital federal, donde al poco tiempo me asocio con dos grandísimos entrenadores, Horacio Álvarez Clementi y Jorge Nicolini. Juntos hicimos la más grande y mejor academia de pádel mundial que hubo, incluso hasta el día de la fecha. De allí han salido figuras tan relevantes como Cecilia Reiter, Maxi Grabiel, Gastón Malacalza o Gervasio del Bono.

A partir de aquí, comienza un período de declive del pádel argentino. Coincide con una de las grandes crisis económicas que suelen afectar cada cierto tiempo a nuestro querido país, por lo tanto, sólo seguí dando algunas clases particulares, pero sólo a aficionados. Hasta que, en el año 2000, regreso a desempeñar un gran trabajo, formar parte del cuerpo técnico de la selección argentina junto al querido y recordado Javier Maquirriain. En los siguientes años sólo trabajo en el verano de la Argentina entrenando jugadores radicados en España, Cristian Gutiérrez, Gastón Malacalza, Maxi Gabriel, Juan Martín Diaz y Fabian Ordoñez.

De Argentina a España

Después de varios años realizando diversos trabajos, siempre relacionados con el deporte, decido vivir en España, precisamente en Madrid, donde he dirigido a varios jugadores de la actualidad, parejas como Cristian Gutiérrez, Matías Diaz, Cristian Gutierrez, Tito Allemandi, Miguel Lamperti, Mati Marina, Juan Cruz Belluati, Juan Lebrón, Nacho Gadea, German Tamame, Ramiro Moyano, Pablo Lijo, Carla Mesa, Lucia Martínez, Teresa Navarro y los jugadores del adidas padel team Seba Nerone y Alex Ruiz.

Después de este pequeño relato cronológico de estos años de mi vida, se podrán dar cuenta, que he aprendido a dirigir, dirigiendo. Mis fundamentos teóricos los adquirí estudiando educación física en la especialización deportes de raqueta y realizando cursos y seminarios como profesor de tenis.

Tuve la suerte de ser elegido por grandes jugadores que me dieron y me dan aun la posibilidad de seguir aprendiendo, ya que uno no termina nunca de aprender, el estar activo en el circuito profesional me da la posibilidad de relacionarme y mantener interesantísimas charlas con mis colegas de profesión, se imaginarán que con la cantidad de torneos que hay, siempre encontramos tiempos libres en desayunos, en charlas de café o hasta compartiendo a veces habitaciones.

Este es sólo un pequeño resumen de mi trayectoria dentro de este hermoso deporte que es el pádel. Muchas gracias por haber leído este post, les mando un fuerte abrazo y mucha fuerza en estos tiempos tan complicados.

¡Nos vemos pronto!

Saludos,

Severino Iezzi