Por los que dan todo sin pedir nada a cambio ¡Feliz día del Padre!

A pesar de su juventud, Carla Pozuelo y Pablo Cardona, han comenzado a escribir una historia que, desde adidas padel deseamos sea lo más larga posible. Nuestros 2 jóvenes jugadores, han conseguido títulos de prestigio, colocándose en las primeras posiciones del ranking en sus respectivas categorías, demostrando madurez y humildad, además de un excelso nivel de pádel.

En el post de hoy, sus padres, Rafael Pozuelo y Rafael Cardona, nos cuentan de primera mano sus vivencias como padres de 2 entusiastas e ilusionados jóvenes deportistas, que sueñan con llegar a la cima del pádel.

Tanto Carla como Pablo cogieron por primera vez una pala de pádel con apenas 8 años, (edad perfecta para iniciarse en cualquier disciplina deportiva, pues el niño busca relacionarse y divertirse como parte adicional a su formación académica), y no la han soltado desde entonces.

Paralelamente comenzaba también nuestro rol de “padre de deportista”, que sin darnos cuenta y con el paso del tiempo, nos ha ido exigiendo ser observadores y cuidadosos en las decisiones a tomar.

Los caminos escogidos durante esta primera etapa, las decisiones tomadas (que durante los primeros años fueron solo nuestras), los errores cometidos y las experiencias obtenidas nos han ido ayudando a ver con mayor claridad la consecución de lo verdaderamente importante. Formar un equipo creando una sinergia con nuestros hijos: sufrir, apoyar y reír juntos, plantearnos retos y luchar por superarlos, siempre con la máxima de disfrutar de cada momento.

Lo más visible de nuestra misión como padres es la de acompañarles, llevarles a los entrenamientos y a las competiciones, siendo esto los más sencillo y fácil de emprender pues únicamente hace falta querer hacerlo.

¡Qué mejor que emplear nuestro tiempo en la formación de nuestros hijos!

Existen otros aspectos en nuestra misión mucho más importantes que condicionan que la actividad deportiva sea productiva, entendiendo como éxito su prolongación en el tiempo, pues los valores aprendidos serán los mismos que se extenderán en su futura vida profesional y personal.

El aspecto más importante es entender la formación deportiva como parte fundamental de la educación que queremos dar a nuestros hijos y que debe estar coordinada con su formación académica.

Por lo tanto, los valores deportivos, académicos y personales han de estar alineados.

Ha sido fundamental conseguir que Pablo y Carla hayan estado en un entorno que permitiera el desarrollo correcto de su etapa deportiva. Todos los factores influyen; club, entrenadores, compañeros de entrenamientos, pareja de competición, patrocinador deportivo, compañeros de patrocinio han de tener los valores buscados para que el círculo sea el idóneo:

  • diversión como regla principal.
  • deportividad y juego limpio.
  • autoexigencia y sacrificio.
  • ausencia de presión, entender que en el deporte y en la vida no siempre se logra ganar.

A nivel de patrocinio deportivo, Carla y Pablo han tenido en adidas padel un entorno de privilegio.

Para ellos ha sido un sueño hecho realidad, sintiéndose parte del equipo adidas desde el principio y encontrando en esta gran marca los valores que cualquiera quisiera encontrar en todo momento; OPTIMISMO, SEGURIDAD, MOTIVACIÓN, TRABAJO EN EQUIPO, CONFIANZA, CORAJE, RESPONSABILIDAD y PROACTIVIDAD.

Año tras año han contado con las mejores palas del mercado, pero ante todo sienten que son parte de la familia adidas. ¡Están como en casa!

La confianza de adidas padel hacia los dos ha resultado fundamental en su desarrollo deportivo, generándoles confianza, serenidad y orgullo de pertenecer al adidas team.

 

Rafael Cardona y Rafael Pozuelo

(padres de Pablo y Carla)