AFP Academy en Dinamarca

Comenzamos en Dinamarca
by Javier Beloqui Blanco

“Llevábamos mucho tiempo trabajando en este proyecto y empezamos con mucha ilusión nuestra aventura por Dinamarca. Antes de emprender nuestro viaje, Diego y yo afinamos detalles y recursos lingüísticos, ya que tendríamos que darlo en inglés.

Una vez allí, y recién comenzadas las charlas técnicas en la ciudad de Tåsinge, tuvimos la sensación de que nuestra primera clínica de All For Padel Academy podía ser un éxito.

En Dinamarca, el pádel es un deporte muy nuevo. Apenas tienen 22 pistas en todo el país y no han recibido ningún tipo de metodología, para hacer crecer el pádel en el ámbito técnico-táctico. Desde el primer momento en pista, los jugadores daneses supieron absorber el trabajo de AFP Academy, muy rápidamente. Todos y cada uno de ellos se llevaron a casa herramientas suficientes para avanzar y crecer, tanto como jugadores como para pensar en dedicarse al trabajo docente en su país.

Nuestros anfitriones de la Federación Danesa, necesitan dar continuidad a este tipo de cursos/clínicas para que el pádel siga creciendo y en el futuro, compita con Suecia-actual líder de esta zona- como país referente del pádel escandinavo. Sin ninguna duda, AFP Academy seguirá involucrado y continuará desarrollando los cursos en Dinamarca y Europa, para apoyar el crecimiento del deporte.

Quiero dar las gracias a Diego Suárez por contar conmigo para este maravilloso proyecto por el que tanta ilusión y ganas hemos depositado. Y esto es solo el comienzo.

AFP Academy en Escandinavia
by Diego Suárez

Dinamarca. Copenhague. Frío, nieve, hielo. Tierras remotas. Es lo que surge rápidamente cuando mencionamos este precioso país de Escandinavia. Pero, ¿Pádel? Es una palabra que, en principio, parece no ser parte del vocabulario de este pueblo de casi 6 millones de habitantes. Eso es lo que junto a Javier Beloqui y All For Padel Academy queríamos descubrir, en la primera visita. Por eso era tan atractivo aceptar la invitación de la Federación Danesa de Pádel.
No sabíamos cuántos jugadores hay en cada ciudad, ni qué cantidad de pistas ni las instalaciones que habría. Todo estaba por descubrir. Y era una gran oportunidad para evaluar, en una clínica, todo lo que desarrollará AFP Academy en los cursos de monitores, entrenadores y preparadores físicos.

Viajábamos un viernes a las 14ºº PM desde Madrid. Y el viaje de 2.050 kms y tres horas de vuelo directo era sólo el comienzo de una experiencia, en todo sentido. Bajamos en Copenhague con ventiscas que hicieron que el aterrizaje terminara con respiros y suspiros de los pasajeros y la tripulación. Pero ese susto, se congeló tanto como el primer aliento que tomamos al abrirse las puertas del avión. La bajada de la escalera congelaba el aire que Javier y yo respirábamos. Claro, había 9 grados bajo cero y ni hablar de la sensación térmica.

Así, nos subíamos a un tren a la estación de Copenhague, y desde ahí tomábamos un tren que nos llevaba a Nyborg. En el camino, intentamos ver la reacción de la gente al ver las palas de adidasPADEL. Un peloteo rápido, en el andén y divertido; en medio de la espera que los pasajeros de la estación Central de Copenhague, realizaban. En calma y con curiosidad, los daneses miraron, sonrieron, pero no alcanzó para interrumpir su tranquila espera.
Eran otras tres horas para llegar a un pueblo, muy lejos de la urbe y realidad de Copenhague. Desde la ventana del tren, parecía una postal, con los techos nevados, con el humo de las chimeneas saliendo y la luz cálida mezclándose con la neblina, que se generaba por el contraste entre el calor de las casas y el frío que la ola siberiana preparaba para nuestro fin de semana en Dinamarca.

Al bajar, nos esperaba Christian, uno de los dirigentes de la Federación Danesa de Pádel. Pero aún faltaba 1 hora, hasta Tasingue, destino final del primer lugar en el que realizaríamos un clinic. ¿El entorno? También de cuento. Islas, riberas, lagos, bosques, puentes eternos que unen poblados de 4 mil hasta 8 mil personas con la comarca más grande que no tenía más de 20.000 habitantes. Llegábamos a la una de la madrugada al hotel, que estaba a la orilla de un río navegable y en el que es posible ir de pesca de salmones y truchas.

Sábado 07 am y ya estábamos en pie, preparando todo. Desayunamos y nos fuimos al lugar donde estaba la pista en la que trabajaríamos. Y digo LA pista porque efectivamente, en Tasingue hay UNA SOLA pista de Pádel. Y AL AIRE LIBREEEEEEEE!!!Sí, lo que leen, al aire libre! Increíble, pero cierto. En un país donde las lluvias, nieve, viento y hielo es la norma, el Pádel en descubierto es una realidad. Y el club que le acoge es una instalación que tiene tenis, badminton, futbol sala, baloncesto, fútbol al descubierto, y otras disciplinas.

Pero había un espacio para disfrutar la nieve desde dentro: una casa club acogedora, en la que es posible leer todos los triunfos de tenistas o deportistas daneses en los distintos torneos más importantes. Este fue el escenario donde pudimos dar las primeras charlas al grupo que debutaba y llegaba con ilusión. Ocho jugadores que escuchaban con atención y que mostraban ganas de aprender. Les presentamos las actividades, compartimos el trabajo de All For Padel Academy y les introdujimos a los fundamentos más propios del Pádel.

Eran las 10: 13 minutos AM y al abrir la puerta de la casa club, casi nos volamos. Granizaba y el viento “elevaba” la sensación térmica desde los -11 a los -20 grados. Así, un poco incrédulos al principio, nos fuimos con el cesto y el entusiasmo a cuestas. La gente sonreía. Y sus narices rojas y las caras cubiertas con todo tipo de protecciones no reflejaban la alegría que luego sí pudimos sentir en pista.

Una derecha, un revés, los rebotes. “Que lo acortes”, “que des pasos cortos”, “que no pegues tan fuerte”. Así corregía Javier Beloqui, quien estaba “en su salsa”. Los daneses le entendían y modificaban. La volea, el remate y “la bandeja”. Sí, la bandeja!!! Whaaaaat???!!!! Es que no entendían. Así es como se confirmaba que en Escandinavia y el mundo de habla no hispana, necesitamos un glosario de términos. Porque el Pádel es tan nuevo a nivel internacional, que requiere de una terminología especializada, en la que estemos absolutamente de acuerdo a nivel mundial. Y All For Padel Academy ya trabaja en ello. No era posible entender lo que era una “bandeja”, si no establecíamos un acuerdo con cada jugador, luego de la explicación técnica del golpe más característico del Pádel. Pero la metodología de AFP Academy facilitó todo a través del movimiento de la “tray smash”.

Pero la novedad les atraía y las tres horas de clínica, entre las 10 y las 13 horas, se les hizo poco, a los 16 jugadores que participaron de la actividad. Y esto, sin importar que, a ratos, el viento superaba los 100 kms/hora. Tan fuerte soplaba, que la bola lanzada desde mi lado de la pista, para conseguir que practicaran un rebote de pared, terminaba devolviéndose hasta mi pista, sin haber dado bote en el lado contrario. Remolinos en medio de la pista o en los rincones de las dos paredes, que generaban mini espirales, generando la misma imagen de un huracán grande. Y así, seguimos toda la tarde.

En medio de esto, recibiendo granizo y nieve intermitentemente, todos los jugadores daneses mostraron interés y concentración para recibir las correcciones del equipo de AFP Academy by adidasPADEL. Con bases de Tenis, otros de Badminton y algunos sin haber cogido una pala o raqueta antes, sintieron las mismas ganas que todos hemos sentido en cualquier parte del mundo al entrar a jugar Pádel, por primera vez. Este entusiasmo se repitió entre todos los jugadores que por la tarde hicieron clases particulares con Javier y conmigo. Distintos niveles y distintas capacidades, pero que nos permitieron desarrollar una clínica táctica con todos ellos, entre las 14ºº y las 17ºº. Todo esto, después de recibir el calor humano necesario a la hora de una típica comida danesa, que Paulina de la Federación Danesa preparó para todos los que allí estábamos.

Al final de la tarde, manos rojas, entumecidas y los dedos torpes. No podía flexionar bien algunas falanges. Mi descuido de no usar guantes me costaría varios cafés calientes y más de una hora cerca de la chimenea. Pero había valido la pena. La gente se quedó para compartir conceptos, hacernos preguntas y para entregarnos datos: 22 pistas en toda Dinamarca y un inicio vinculado a la Federación de Tenis, más un pequeño circuito de torneos son la realidad incipiente que hoy tienen los daneses. Todo está comenzando.

Anochecía y la temperatura todavía podía ser más baja. Aunque el viento amainaba. Nuestros anfitriones de la FDP, Paulina y Christian también nos llevaron a disfrutar con la cocina danesa. Restaurante en medio de una calle adoquinada, como hace siglos y con casas que parecen de cuentos de niños. También pudimos disfrutar de este paisaje en Tasingue, que a pesar de ser un poblado pequeño, tiene casas grandes, mostrando lo importante que son los espacios interiores, en un país donde el clima hace más duro los tiempos al aire libre.

El cierre temprano del día sábado, después de 12 horas entrenando, conversando de Pádel y compartiendo el trabajo de AFP Academy, tenía sus razones: 07:15 AM del domingo y ya estábamos listos para viajar a Copenhague. Ballerup era la próxima sede de nuestro clínic en la capital de Dinamarca.

Ballerup es un club especial. En medio de la ciudad, a 30’ del aeropuerto, tiene la mayor oferta de pistas de Dinamarca: 6 pistas de cristal. Una central de adidasPADEL y otras 5, repartidas entre cuatro pistas de Fútbol 5. Por eso, es un club en el que hay mucho movimiento y actividad siempre. Los jugadores de Pádel están acostumbrados y llevan muy bien la mezcla entre dos deportes que se juegan con distintas cuotas de “silencio”. Inaugurado en septiembre de 2017 este club lleva la vanguardia en actividades y competiciones. Sus dueños también recibían a AFP Academy y a la Federación danesa de Pádel.

El interés fue el mismo. La presencia del número 1 del club, alguno de los monitores que dan sus primeros pasos en clases particulares y del representante de adidasPADEL para Dinamarca, Palle Bank Andersen, realzaban la actividad organizada para un total de 16 jugadores, entre los que asistieron a la clínica y las clases particulares. También la única mujer durante el fin de semana, Paulina Andresson mostraba gran interés, potencia y condiciones para avanzar en nuestro deporte.

El principal trabajo de AFP Academy fue transmitir la necesidad de realizar movimientos más cortos, más planos y menos potentes. La “fuerza vikinga” era una ventaja que había que contener, para aumentar el control de bola. Una vez que aumente el dominio técnico de velocidades y direcciones, Dinamarca tendrá muchos jugadores con gran capacidad de definición. Al menos, si estos jugadores continúan entrenando.

Javi Beloqui fue quien demostró sus habilidades técnicas y porqué fue parte de la elite competitiva del pádel español. Era el modelo a seguir cada vez que hacíamos el trabajo técnico. Además de la limpieza de sus golpes, su trabajo detallado y minucioso como entrenador, para dejar la mayor información técnica posible a quienes vivían la experiencia, dio sus frutos. Al término de las 3 horas de la clínica, jugadores que erraban mucho terminaron controlando la bola y divirtiéndose mucho dentro de “la 20 x 10”.

Las clases particulares comenzaban a las 14ºº. Y hasta las 17:40 los daneses exprimieron el tiempo con AFP Academy. Querían aprender y lo demostraron. Entrenaron y sintieron el trabajo de distinto tipo: con implementos específicos para mejorar la técnica, para calentamientos y entrenamiento físico y también recibieron muchos conceptos tácticos de juego. Todo en dos días, 13 horas en pista; otras 9 de charlas y conversaciones, fuera de ella.

El equipo de AFP Academy recibió importante información para la formación de monitores en Dinamarca, la Federación danesa pudo evaluar el nivel técnico de sus jugadores y también manifestó gran interés en el desarrollo profesional de quienes trabajan en los distintos clubes del país. Pero sobre todo, los jugadores de Pádel se motivaron y vivieron la gran experiencia de un “welcome to Pádel” que adidasPADEL quiere hacer vivir a cada persona que se aproxima a nuestro deporte. Quien vive el Pádel entreteniéndose, seguramente, se convertirá en otro más de nuestros fanáticos. AFP Academy siempre buscará que los jugadores que se acercan a adidasPADEL disfruten aprendiendo y progresen, divirtiéndose. Y en Dinamarca, dimos el primer paso.

Al finalizar, Javier Beloqui y yo queremos agradecer a la Federación Danesa, especialmente a Paulina Andresson, Christian y Álvaro Maldonado por todos los cuidados a nuestro equipo, por el entusiasmo y por la implicación puesta en esta actividad.

Les animamos a continuar trabajando por el Pádel de Dinamarca y de Escandinavia. Cuenten con AFP Academy.
¡Hasta la próxima!!!!

Diego Suárez
Director
AFP Academy