10 claves para retomar el pádel en septiembre

Por 5 septiembre, 2017Físico, Opinión

La vuelta al ….Pádel!!!

  • ¿Cómo retomar el ritmo físico para volver a disfrutar tu clase en la escuela de Pádel?
  • ¿Qué tienes que hacer y qué te recomendamos evitar para que tus golpes, desplazamientos y resistencia física vuelva a ser la que era antes de las vacaciones?

by Diego Andrés Suárez González (adidas PÁDEL Coach).

Merecidas vacaciones. Seguro que las hemos disfrutado, pero se nos apareció septiembre y hay que volver al cole!!!! Y “la vuelta al cole” siempre implica recuperar ritmo. Ritmo de trabajo, pero también el ritmo en nuestro ocio. ¿Y quién sabe cómo recuperar el ritmo en las clases de pádel, en los partiditos del ranking o con los amigos?

Cada uno siempre tiene sus propias fórmulas para sentirse bien en pista y para recuperar la resistencia o agilidad física, pero aquí les dejo algunos tips generales que pueden ayudar. Algunos son consejos para antes de jugar, otros durante el juego en pista y otros después de jugar, pero es importante que distingamos qué hay que hacer en la parte física y qué hay que hacer con vuestro juego.

5 Claves a tener en cuenta en la parte física

  1. Cuando hemos disfrutado mucho nuestras vacaciones, casi siempre volvemos con algunos kilitos de más. Tener en cuenta esto implica que el inicio de la actividad física debe ser progresivo, tanto para no lesionarse, como para que la adaptación permita rendir mejor. Así que antes de nuestro partido con los amigos, deberíamos hacer un mini calentamiento con desplazamientos laterales suaves, simulaciones de golpes de derecha y revés sin pelota, flexiones de rodillas muy lentas imitando salidas de pared, como algunas de las conductas que en breves instantes estarán repitiendo con bola, en pista. La ventaja es que esto se puede hacer solo, no requiere material de ningún tipo y puede hacerse de forma muy controlada, para permitir que haya una progresión de menor a mayor intensidad. Como los hombros, rotaciones de caderas y giros son parte fundamental de nuestro deporte, simular lanzamientos o jugar con las mismas pelotas adidas PÁDEL, lanzándolas como bolas de béisbol contra la pared de manera suave, pero reiterada y yendo hacia adelante y hacia atrás, para comenzar a subir un poco más la temperatura y lubricar las articulaciones del tren superior. Luego, lanzar las mismas pelotas, por encima de la red, pensando que la bola haga pequeños botecitos hacia adelante como si fueran “sapitos” en el agua. Esta es una actividad que se parece mucho al gesto de la “bandeja”, un fundamento propio del pádel y que sí o sí, sea quien sea y cualquiera sea su nivel técnico, tendrá que realizar, sin excepción.
  2. Evitar los saltos y arranques o sprints hacia adelante, hacia atrás o hacia los costados, permitirá que la musculatura más importante del tren inferior no sufra contracturas, distensiones o roturas fibrilares provocadas por una exigencia muy rápida como un movimiento explosivo que puede significar correr al máximo a una dejada o saltar para poder alcanzar una bola que queremos rematar en potencia.
  3. Cuadriceps, isquiotibiales, gemelos y abductores lo agradecerán y permitirán que el tren inferior pueda llegar a su nivel óptimo de funcionalidad, sin arriesgarse a desgarros, que son bastante frecuentes en los jugadores que no están preparados físicamente o que han perdido la forma y no hacen trabajos de calentamiento.
  4. Los desplazamientos laterales, los ajustes hacia adelante-atrás, los pasos hacia la volea y los movimientos para alcanzar los globos son rutinas clásicas en el pádel. Resulta muy fácil visualizarse a sí mismo realizando golpes que impliquen estos desplazamientos. Esto puede hacerse antes, sin bola, durante el calentamiento y cuando ya estamos en pista con pelota, podemos golpear una derecha o un revés y continuar imaginando que tu cuerpo se mueve al siguiente impacto, para activar neuromuscularmente y mantener una reactividad, que facilita el aumento de la coordinación y sostiene la temperatura necesaria para que el organismo siga adaptándose en los ejercicios previos al inicio del partido y en los primeros minutos del encuentro, también.
  5. Hidratarse permanentemente facilita que los procesos de ventilación, equilibrio homeostático y de eliminación de residuos ayuden a recuperarse antes, después de realizar algún esfuerzo rápido o intenso. Esto es importante siempre, pero cuando hay algo de sobrepeso y los músculos no están especialmente coordinados, la hidratación cobra especial relevancia, para no agregar un factor de calambres y agotamiento de las fuentes energéticas, que nos saque antes de tiempo del primer partido de la nueva temporada.

5 Claves a tener en cuenta en la pista

  1. Cuando llegamos a nuestra querida clase con nuestro monitor adidas favorito, es importante no comenzar golpeando fuerte cada pelota, aunque a todos nos guste la velocidad. Esto aumenta el control, que es necesario cuando las sensaciones con la pala y la pelota se están recuperando.
  2. Usar el margen resulta muy útil cuando estoy retomando contacto. Esto es apuntar unos 20 a 30 cms por encima de la red, cuando elijamos la altura a la que la bola debe pasar por encima de la net. Y a eso, agregarle que la pelota bote, sin superar la línea de saque, permite que los jugadores que vuelven de vacaciones golpeen muchas bolas, trabajen la habilidad para impactar de bote pronto o con tiempo; y que lo hagan con dos de los fundamentos más esenciales del Pádel, como el derecho y el revés, en defensa. Esto da volumen de juego y se prepara progresivamente la coordinación técnica, permitiendo también que físicamente la adaptación sea más eficiente.
  3. Distribuir el calentamiento con pelota, en defensa y en ataque con un volumen de impactos que nunca sea menor de 6’ a 8’ en cada fase, permite sentir cómo entramos a impactar la bola tanto en volea, bandeja como golpes de base, probando todas las sensaciones necesarias para ir corrigiendo la forma de entrar a impactar la bola y ajustar los desplazamientos para llegar coordinadamente a la pelota.
  4. Cuando el partido o la clase ya ha comenzado, usa los tiempos de pausa, entre punto y punto (20”) o serie y serie, para seguir caminando y no detenerte completamente jamás. Esto debe hacerse a ritmo suave, pero permitiendo que el gasto energético se mantenga y que la resistencia cardiovascular vaya aumentando, simplemente porque el corazón se sostiene trabajando en un ritmo que facilite que las reservas energéticas vayan utilizándose, y por lo tanto, llegando a usar lo que son nuestras “reservas”, que es la materia grasa, algo que volviendo de vacaciones, siempre agradeceremos extremadamente. Debe hacerse a intensidades bajas o medias, para sostenerlas durante toda la clase o partido.
  5. Y finalmente, mientras menos errores no forzados cometamos, mejores sensaciones de juego o de contacto con la bola, tendremos. ¿Eso importa? Sí, porque permitirá que poco a poco nos vayamos atreviendo a probar los mejores tiros que hacíamos en junio o fines de julio, justo antes de ir a Formentera, Cádiz, las playas del norte o al Levante, para descansar. Esto que parece fácil decir y difícil de hacer, puede conseguirse con dos conceptos claves: jugar más despacio y a más altura de la red, aunque no sean tiros tan dañinos; y olvidarse de jugar con tanto ángulo, practicando trayectorias más rectilíneas y prefiriendo los tiros cruzados o por el centro de la pista, para que el mayor margen se sume al mayor control que entrega una velocidad moderada. Así, seguro que errarán menos y poco a poco, en cada punto te irás atreviendo a usar golpes más agresivos y más dañinos, pero que deben llegar como resultado de un volumen y consistencia mucho mayor.

Espero que puedas disfrutar tu “vuelta al cole”, con un pádel más amigable en la primera etapa de tu retorno. Y si estos consejos te sirven, TE INVITAMOS A VISITAR nuestra página adidas PÁDEL, para que juntos vayamos comentando más opciones para disfrutar y aprender más del deporte que tanto nos gusta. Hasta la próxima y bienvenidos…al cole 2017-2018!!!