IMG_5111

¿Cómo hacer buen@ a mi compañer@? El pádel es un un deporte donde dos son uno. ¿Cuántas veces hemos visto que una pareja no se habla durante el partido? O cómo después de varios errores “tontos”, la comunicación entre los jugadores de pádel se hace más difícil. Muchas veces no sabemos qué decirle a nuestro compañero o compañera de pádel cuando tiene una “mala racha”. ¿Qué tenemos que hacer si nuestro compañero no cesa de “castigarnos” cuando fallo bolas decisivas? En el pádel, un elemento importantísimo y que muy pocas veces se entrena, es la comunicación entre los jugadores o jugadoras que forman la pareja.

Los entrenadores de pádel deben crear un ambiente que propicie y estimule la comunicación de sus alumn@s, que les facilite la expresión de sus pensamientos, sus emociones, sus deseos, sus inquietudes y sus dudas. Si durante los entrenamientos el entrenador establece un buen “rapport” ( del francés “rapporter”, que se produce cuando dos o más personas sienten que están en sintonía psicológica y emocional, porque se sienten similares o se relacionan bien entre sí. ). El talento, el ranking, la rapidez, la agresividad y el estilo de juego son importantes en el pádel, pero si no existe “química” o “feeling”, estas características nunca se materializarán. ¿Podemos desarrollar esa “química”? La respuesta es .

Desde un punto de vista emocional, un buen jugador de pádel es aquel que ayuda a su compañero a alcanzar su nivel de rendimiento óptimo durante el juego. Su relación con el compañero o compañera es de apoyo, de aliento, de amistad, consiguiendo que se mantenga tranquilo/a y confiado/a. Nunca se muestra crítico, ni pesimista, ni polémico.  Un buen jugador de pádel es aquél que “puede leer” en su compañero y que es capaz de comunicar con efectividad a éste los mensajes, tanto verbales como gestuales y que ayudan a mejorar el rendimiento.

Algunas actitudes y pautas que pueden ayudarte a mejorar la comunicación y la “química” entre tú y tu pareja de pádel son:

– Demuestra energía, entusiasmo y decisión en los malos momentos.

– Ten cuidado con lo que transmites a tu compañero por medio de tu lenguaje corporal. Con frecuencia, la comunicación no verbal es más potente que la verbal.

– Cuando tu compañero esté jugando mal, nunca reduzcas tus esfuerzos.

Trata a tu compañero como te gustaría que él te tratase a ti.

– Utiliza mucho la palabra “nosotros” y demuéstralo.

– Nunca dejes que la frustración alcance a tu compañero.

– Planifica una forma para conseguir que os divirtáis juntos.

Sonríe, haz un chiste, mantén el partido animado y evita situaciones negativas.

– Trata a tu compañero con respeto y dignidad.

– Comenta los problemas cuando haya acabado el partido, no durante el mismo.

Y … ¿si haciendo todo esto… aún no hay “química”? ¿Tengo que cambiar de pareja? Si esto ocurre, te comprometes a intentarlo de nuevo, a hacer todo lo que esté en vuestras manos para que esto funcione. Fijaros un tiempo conveniente para practicar y trabajar vuestro juego. Practicad las tácticas, las estrategias, las responsabilidades en las tomas de decisiones, las elecciones de golpes según las situaciones de partido, la coordinación de los movimientos en la pista … Cuando más entrenéis, más posibilidades tendréis de jugar bien juntos y vuestra comunicación mejorará con vuestro juego.

Comprométete a hacer todo lo que puedas para que tu compañero alcance su nivel ideal de rendimiento durante el juego. Coméntale abiertamente lo que te gusta y lo que te disgusta, antes, durante y después de cada partido. El pádel es un deporte de equipo donde dos son uno. Marcad metas y objetivos en cada entrenamiento y partidos para superar estos obstáculos como equipo, mejorando la química cómo pareja y seguir disfrutando siempre juntos. Muy buen verano a tod@s!