las-4-patas-de-la-mesa

El pádel ha tenido un aumento considerable del número de clubes, escuelas deportivas y jugadores que practican este magnífico deporte. Se está profesionalizando cada vez más, incluyendo entrenamientos específicos físicos, especialistas en alimentación deportiva, fisioterapeutas especializados y psicólogos deportivos, encargados de mejorar el entrenamiento mental de los jugadores y aplicar las técnicas de trabajo multidisciplinar en un entorno cada vez más profesional.

Sin embargo, no todo es deporte profesional. Muchos practicantes asiduos del pádel entrenan y juegan semanalmente, con el objetivo de pasarlo bien, “medirse” con sus compañeros y/o compañeras del club y pasar un muy buen rato entre amigos. El ambiente es sano y muy ameno entre los jugadores y jugadoras en las competiciones internas de los clubes de pádel, en las escuelas deportivas y en las liguillas amateurs. Además, el pádel favorece la salud física y mental y las relaciones de amistad y compañerismo entre los participantes.

Entonces, ¿cuándo incluir las “cuatro patas de la mesa” a mi entrenamiento? Para contestar a esta pregunta necesitamos tener claro cuáles son nuestras metas y el esfuerzo que estamos dispuesto a hacer para conseguirlas. Por supuesto, si nos decantamos en participar en competiciones cada vez más exigentes, necesitamos incluir elementos como el entrenamiento físico, táctico, técnico y mental. Cuatro aspectos imprescindibles para mejorar nuestro juego y nuestros resultados deportivos.

Hoy os voy a hablar de las cuatro patas del entrenamiento mental en el pádel, aspectos que son necesarios incluir cuando nos decidimos a incluir el entrenamiento mental en nuestro pádel, siempre desde una perspectiva global e integral:

1.  LENGUAJE CORPORAL POSITIVO Y CONTROL EMOCIONAL

Un elemento que se suele descuidar es nuestra “imagen” cuando competimos. A menudo, vemos jugadores cuya “imagen” transmite sensaciones positivas, fuerza, seguridad, confianza…, en resumen, comunican y transmiten una imagen positiva de sí mismos. Sin embargo, en otras muchas ocasiones, las “fotos” que vemos de los jugadores no son lo positiva que podrían ser, es decir, nos transmiten una sensación de desmotivación, dejadez, descontrol y falta de concentración y motivación. Resumiendo, una “imagen abatida y de perdedor”.

2. RUTINAS DE CONCENTRACIÓN EN PARTIDOS

Una de las demandas más importantes en los jugadores de pádel es mejorar la concentración en los partidos y, quizás, estrategias para no perder la concentración. La pérdida o la falta de concentración en puntos importantes y decisivos de un partido condicionan el resultado del mismo. Es por ello, que los jugadores y jugadoras de pádel  deben adquirir unas rutinas en su juego, antes y durante los partidos, que les ayude y les permita afrontar los puntos importantes concentrados y pendientes solamente de las distintas estrategias a seguir.

3. COMUNICACIÓN EFECTIVA ENTRE JUGADORES

Un aspecto crucial en el buen desarrollo del juego de una pareja de pádel es la comunicación efectiva entre ellos. A principios de temporada se producen cambios de parejas. Tod@s buscan combinarse con una pareja que les permita mejorar el rendimiento y los resultados de los torneos. También es cierto, que muchas ocasiones el nivel de juego de la pareja es muy bueno, pero no “terminan de entenderse”. No todo es nivel técnico y táctico. En el deporte de equipo, como el pádel, es fundamental un buen entendimiento y comunicación entre los jugadores y jugadoras que forman las parejas.

4. GESTIÓN POSITIVA DE LOS ERRORES

Saber gestionar los errores en un partido de pádel es crucial para alcanzar metas de rendimiento y resultados. El pádel es un deporte de “errores”, donde se ganan más puntos por errores del contrario que por merecimientos propios. Por tanto, el jugador y jugadora de pádel necesita saber qué hacer cuando comete errores “no forzados”, bolas fáciles falladas, puntos de break y de partido perdidos, dobles faltas, etc… Entender que cometer errores es una parte más del partido que debemos y tenemos que saber gestionar positivamente es uno de los aspectos a entrenar.

¿Cómo aplico esta metodología en mi entrenamiento?

Estos cuatro factores se interrelacionan y se incardinan en las rutinas de entrenamiento diario, donde los aspectos técnicos, tácticos, físicos y mentales se unen formando un ¡Todo en uno! Para ello, el equipo humano de trabajo tiene que fijar las líneas de actuación según su área específica de entrenamiento. En reuniones semanales, se marcan objetivos específicos de cada área de entrenamiento. La práctica diaria de forma integral, multidisciplinar y con una planificación a corto y medio plazo nos da un “plus” que nos ayudará a mejorar nuestro juego y disfrutar cada punto de nuestro partido semanal de pádel.

Es un trabajo multidisciplinar, integrado y abierto, donde el continuo feedback va retroalimentando la dinámica de la clase consiguiendo una motivación, concentración e implicación de todos los elementos del proceso de enseñanza-aprendizaje. Ahora te toca a ti incluir el entrenamiento mental en tus rutinas de entrenamiento, ¿te animas? Nosotros te ayudamos, confía en ti, porque tú entrenas y tú eliges, y sigue disfrutando de este maravilloso deporte que es el pádel.