los-puntos-clave

Hola amigos padeleros. En el post de hoy os voy a hablar de cómo tenemos que jugar los puntos clave, esos puntos donde los partidos se pueden decidir a nuestro favor o que se nos escapen por pequeños detalles.

A continuación vamos a ir desglosando los conceptos que tenemos que tener en cuenta para jugar mejor los puntos clave:

-La concentración: un factor fundamental cuando llegamos a esos puntos decisivos es mantener la concentración. Saber que estamos en una de esas situaciones en las que no debemos pensar en otra cosa que no sea en ese punto. Para ello es fundamental saber en todo momento el tanteo del partido. Cuántas veces pasa que cuando estamos jugando un partido alguno de los jugadores preguntan ¿Oye, cómo vamos?. Tenemos que estar metidos en el partido y saber en cada momento en que punto del juego nos encontramos y de su importancia.

– La táctica: durante el desarrollo del punto tenemos que tener bien definido cómo vamos a jugar. Tenemos que intentar seguir con aquello que nos ha dado buen resultado en el partido y no querer inventar nada nuevo en estos puntos.

– Golpes: al igual que como he comentado anteriormente, tenemos que saber cómo jugar el punto, qué golpes son los que mejor me están funcionando en el partido. Durante el punto vamos a tratar de buscar los tiros que no solemos fallar con nuestra pala y que más daño pueden hacer a nuestros rivales.

– Puntos débiles: tenemos que tener claro cuales son los puntos débiles de nuestros rivales, donde se siente más incomodos y tratar de hacer hincapié en ellos. Buscando este tipo de tiros es probable que su estado de tensión aumente y se sientan más indecisos.

– Puntos largos: desde el comienzo del punto tenemos que tratar de no tener prisa en acabarlo, hay que jugar el punto como hemos comentado anteriormente, sabiendo lo que tenemos que hacer, pero no apresurándonos en tiros que aparentemente parecen definitivos. Por el contrario tampoco tenemos que pecar de un excesivo conservacionismo, si podemos cerrar el punto trataremos de hacerlo

– “Se me encoge el brazo”: debido a nuestro estado de ansiedad y tensión por no querer fallar, ocurre frecuentemente que “se nos encoge el brazo”. Nuestros golpes nos son tan efectivos como en puntos anteriores y dejamos bolas fáciles a nuestros rivales, con lo que es mas fácil que nos quiten la iniciativa. Tenemos que tratar de seguir generando tiros que pongan en aprieto a los rivales y tener la confianza y la determinación en ellos.

¿Cómo podemos entrenar para mejorar en este tipo de puntos?

A continuación vamos a proponer una serie de ejercicios que podéis hacer para mejorar y llegado el momento saber jugarlos de la mejor forma posible:

– Ejercicio 1: Podemos jugar situaciones reales de juego partiendo los juegos desde 15/40, 30/30, 0/40, …, Una variante de este ejercicio puede ser que el jugador que saca, solo tiene una oportunidad, con lo que conseguiremos que aumente la presión sobre la pareja que tiene que cerrar el juego

– Ejercicio 2: Partiendo desde 15/15 si la pareja que saca no consigue cerrar el juego vuelve a 0. Así conseguimos generar situaciones de presión en el momento que tienen para cerrar el juego. También en el caso de que no lo cierren, tienen que remontar el juego con su saque y jugar los puntos con el marcador en contra

– Ejercicio 3: Durante el juego se les pueden poner condiciones sobre los errores no forzados. Como puede ser, que si la pareja hace 2 errores no forzados en el juego lo pierden. Este ejercicio también se puede hacer a nivel individual. Dos errores por jugador, con lo que los rivales intentaran cargar más el juego sobre ese jugador.

– Ejercicio 4: Se pueden trabajar ejercicios de control de bola. En paralelo o en cruzado. Este tipo de ejercicios tenemos que tratar de hacerlos con pocas bolas y no con cesto, ya que de esta forma los jugadores valoraran más cada punto. Una variante puede ser hacerlo sólo con una bola y el que falla tiene que ir a buscarla para ponerla en juego.

– Ejercicio 5: Jugar Tie-break a 7 puntos en los que podemos meterles condiciones que hemos comentado anteriormente.

Hay muchos más ejercicios y variantes pero aquí os dejamos unos ejemplos para  que los pongáis en práctica en vuestros entrenamientos.

Hay que tratar de jugar estos puntos con confianza y decisión. Cuando jugamos a pádel tenemos que tener un pensamiento de que lo vamos a lograr y probablemente sea más fácil conseguirlo. No tenemos que caer en un estado alto de nerviosismo o ansiedad, ya que uno de los principales objetivos que tenemos que tener es divertirnos y pasarlo bien. ¡Hasta la próxima!